miércoles23.abr 2014

Estas aquí Tradiciones y Costumbres Tradiciones y Costumbres1 Virgen de la Soledad fe e identidad de Oaxaca

Virgen de la Soledad fe e identidad de Oaxaca

E-mail Print PDF

José Luis Pérez Cruz

Leyendas que viajan de boca en boca, testimonios alojados en documentos antiquísimos, exvotos que matizan las creencias los siglos XVIII y XIX y que tímidamente se asoman al XX, son huellas que marcan la devoción a la imagen católica más emblemática de Oaxaca: La Virgen de la Soledad.


La llamada Patrona de los oaxaqueños, en los albores del siglo XXI provoca la gratitud de sus devotos a través de cartas, milagros de oro y plata, flores y veladoras. El tiempo corre y en su paso ha hilvanado más allá de la fe, un símbolo que da identidad a un pueblo; un rostro del arte sacro que sonríe a la esperanza.
- Símbolo de confianza
Para el Rector de la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Soledad, padre Jesús Gopar Ricárdez, “la santísima virgen es, sin duda, un símbolo muy importante para los oaxaqueños, durante los últimos años he visto como la gente le demuestra su cariño y deposita en ella su confianza”.
En medio de dos lienzos monumentales que forran algunas paredes de la sacristía, el párroco detalla que la virgen llegó a Oaxaca en 1620, acompañada de una inscripción que decía: María Santísima de la Soledad al Pie de la Cruz.
“Ella se queda en una ermita dedicada a San Sebastián, muy pronto comenzó la devoción y se le nombra -en el siglo XVII- patrona y reina de los oaxaqueños. Para los siglos XVIII y XIX crece la devoción, fe y cariño que se muestra en los exvotos”. El sacerdote considera que ahora la veneración no ha disminuido, sino que simplemente los testimonios de fe han cambiado.
- Luz que aleja vicios
Cual eminencia médica que cobra fama por sanar cualquier padecimiento del alma y del cuerpo, la antesala de la sacristía de la basílica se abarrota por las tardes, así, decenas de creyentes se postran ante su Patrona para firmar una promesa: dejar el alcohol. A través de pequeñas tarjetas que muestran la imagen de la Virgen de la Soledad, los interesados signan el lapso de tiempo en que se comprometen a dejar de beber.
“Aquí viene mucha gente que quiere dejar de tomar y hacen una promesa a la santísima virgen por tres o seis meses, un año o más; como sacerdote yo platico con los interesados, porque vienen a prometer que dejaran el vicio por tres meses, pero después de ese lapso se van a la cantina para acabarse todo lo que hay y eso no tiene sentido. Con la ayuda de Dios y de la Virgen siempre tratamos de encaminarlos a un grupo de alcohólicos anónimos”.
- Los guardianes de una reina
El culto a la Virgen de la Soledad se extiende a otras partes del mundo, de México y de Oaxaca, tal es el caso de Acapulco en Guerrero y Puerto Escondido. Su veneración en la capital oaxaqueña se vive con gran religiosidad en dos fechas significativas: el 18 de diciembre –día que se registra su llegada a Oaxaca- y el Viernes Santo de Semana Santa, momento que es arropada ante la pérdida de su hijo en el simbólico Pésame a la Virgen.
En ambos momentos, la comunidad católica se muestra conmovida por la fe, y gracias a que estos eventos han estado alejados del conocimiento de dependencias de turismo, tanto municipales como estatales, su originalidad permanece intacta y su organización resulta perfecta, lo cual se debe a dos agrupaciones que resguardan la devoción a la Virgen de la Soledad.
“Dentro de los grupos de veneración están La Hermandad de la Soledad, que es la más antigua y que cuenta con un gran historial, una de sus misiones es orar los martes, jueves y domingos, además de participar activamente en la organización de la fiesta de la virgen. También se encuentran Los caballeros de la Soledad, que son señores jóvenes y muchachos que cargan la imagen en las procesiones”, detalló el párroco.
- Cuatro siglos de fervor
Desde su camarín, la imagen religiosa parece mostrar un semblante conmovido, iluminado de esa sinceridad que sólo el amor materno sabe proveer. Así es la imagen de María Santísima de la Soledad al Pie de la Cruz, un imán de fervor que a casi cuatro siglos de su llegada a Oaxaca, por bondad es capaz de ceder su corona para aliviar la ambición de los seres humanos.

CRONOLOGÍA
1620.- Al Obispo de Oaxaca, Fray Bartolomé de Bohórquez, le tocó recibir a la imagen de María Santísima de la Soledad al Pie de la Cruz. Cuando el rostro y manos de la Virgen fueran descubiertos en una caja a los pies de una ermita -que era dedicada a San Sebastián- y donde ahora se levanta el templo que ocupa la Reina de los oaxaqueños.
1682 a 1690.- Fue construido el templo y convento de la Soledad, uno de los más imponentes de la ciudad de Oaxaca.
1690.- El obispo don Isidro de Sariñana y Cuenca consagró la edificación levantada en honor a la Virgen de la Soledad, el 6 de septiembre de 1690.
1717 a 1718.- Se construyó la fachada actual con el subsidio moral y económico del Obispo Ángel Maldonado.
SIGLO XVIII.- A mediados del siglo XVIII, la generosidad de los fieles dieron a la Virgen de la Soledad una corona que en esa época excedió los 10 mil pesos. En esa época Oaxaca respiraba un aire de prosperidad.
1909.- El primer Arzobispo de Oaxaca, Excmo. y Rvmo. Sr. D Eulogio Gregorio Guillow Zavalza, corona a la Virgen de la Soledad el 18 de enero de 1909, por decreto del Sumo Pontífice Pío X.
1951.- Fundan el Museo de la Soledad.
1959.- Al Excmo. y Rvmo. Dr. D. Fortino Gómez León (Tercer Arzobispo de Oaxaca) le toca celebrar las Bodas de Oro de la Coronación Pontificia el 18 de enero de 1959. Además recibe la Bula Pontifica dando el nombramiento de Basílica Menor de Nuestra Señora de la Soledad.
1967.- El cuarto arzobispo de Oaxaca, Dr. D. Ernesto Corripio Ahumada, llega a la ciudad de Oaxaca el 8 de noviembre de 1967, habiendo demostrado su especial devoción a la Virgen de la Soledad, colocándola en su Escudo Episcopal.
1991.- El amanecer del 11 de enero de 1991 corre la noticia que la Virgen de la Soledad fue víctima de la delincuencia, al despojarla de su corona, rostrillo con la perla forma de lágrima y su azucena de filigrana.
2000.- Don Héctor González Martínez, Arzobispo de Oaxaca, corona la virgen de la Soledad durante el Jubileo.
2009.- El Arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello ordena se le coloque a la Virgen de la Soledad un resplandor, bastón de mando y llave de la ciudad. Al conmemorarse el Centenario de la Coronación de la Patrona de Oaxaca, el 18 de enero de 2009.